Como pasa el tiempo y no nos damos cuenta, a veces tan rápido, que pereciera que fue ayer que cerramos y abrimos  capítulos… Paryataka estuvo así, hibernando por un tiempo, hasta un nuevo momento….

Hoy es el tiempo y aquí el lugar. Tantos buenos recuerdos me sobrepasan  al volver a escribir este blog, momentos que aguardaba  con ansias cada día para contar las aventuras y compartirlas.

Esta imagen y contexto (la de arriba) me es familiarmente conocida, alguien se acuerda ??

 

Hoy comenzamos de nuevo, dejando mi querido Chilito

por nuevos caminos, pero esta vez,

no le dejo, “voy y vuelvo” como decimos.