Estos últimos años he estado mucho más consciente de mi entorno, del momento presente y de observar.

 

Siempre me ha gustado mucho recorrer, en lugares nuevos partir sin un rumbo especifico y perderme, para descubrir,  la naturaleza, el exterior y el mundo.

 

Lo simple, lo cotidiano, el entorno, todo, siempre está con nosotros, es cosa de detenernos, parar un segundo, mirar y observar, de verdad.